Los tres factores que pueden provocar accidentes son los mismos que intervienen en la circulación:

  • El hombre: Por su inexperiencia, capacidad o estado físico…, etc.
  • El vehículo: Por su estado mecánico o de mantenimiento.
  • La vía: Por su configuración, estado, señalización…, etc.

* La capacidad de un conductor debe estar, siempre, por encima de las exigencias que presenta la vía.

Las tres principales causas de accidente en las carreteras nacionales son:

  • La velocidad excesiva o inadecuada.
  • El uso indebido de la calzada.
  • No mantener la distancia de seguridad.

* Todos los usuarios de la vía que estén implicados, presencien o tengan noticias de un accidente, están obligados, como mínimo, a solicitar auxilio para los heridos.
* Lo primero que se debe hacer, al llegar al lugar del accidente, es garantizar la circulación.
* Si se hubieran producido heridos graves o muertos, se evitará modificar el estado de las cosas o huellas, salvo que esto perjudicara la seguridad de los heridos o la circulación.
* El orden de prioridad en la atención de los heridos es: Asfixia, inconscientes y grandes hemorragias.

Normas generales de atención:

  • Actuar con rapidez, pero sin precipitación.
  • Establecer un ambiente de seguridad.
  • No dar de beber a los heridos.
  • No retirar el casco a los motoristas.
  • No dar medicamentos ni aplicar pomadas.
  • Mantener protegido el cuello de posibles movimientos bruscos.
  • El transporte de heridos se debe hacer en un vehículo adecuado.
  • No mover a los heridos y, si es preciso moverlos, lo haremos que si de un bloque rígido se tratase.
  • No ensuciar las heridas.
  • Evitar que los heridos anden.
  • Aflojar las prendas y ropas de los heridos.
  • Tapar al herido, para que no pierda temperatura, pero evitando que suden.

Colocación del herido:

  • Posición de Seguridad o Defensa: A los heridos que se asfixien, estén inconscientes o sufran vómitos. También se llama «decúbito lateral estable», y consiste en colocar al herido tumbado, de lado, para favorecer la apertura de las vías aéreas.
  • Posición de «Shock»: A los que tengan grandes hemorragias. También se llama de «Colapso», y consiste en colocar al herido tumbado, boca arriba, pero con las piernas ligeramente elevadas, para favorecer el riego sanguíneo en el cerebro.
  • Posición de Semisentado: A los que respiren con dificultad. Esta posición favorece la respiración espontánea. (no confundir, dificultad en la respiración con asfixia)

Reanimación Cardio-pulmonar:

* Consiste en realizarle al herido, masaje cardiaco (compresiones), mientras se le insufla aire a sus pulmones (ventilaciones).
* El ritmo de compresiones y ventilaciones, practicado al herido, dependerá del número de personas que le auxilien, siendo…:Con un sólo auxiliar: 15 compresiones seguidas de 2 ventilaciones.Con dos auxiliares: 5 compresiones seguidas de una ventilación.Lesiones:

Fracturas:

* Las fracturas (rotura del hueso) pueden ser abiertas (el hueso roto, se ve y son las más peligrosas) o cerradas (se nota la deformación del miembro, pero el hueso no se ve)
* Se debe inmovilizar el miembro fracturado, con alguna prenda, lo suficientemente ancha, como para poder abarcar las dos articulaciones más próximas a la fractura.

Hemorragias:

Dependiendo del vaso sanguíneo que se rompa, pueden ser:Capilares: Pequeños puntos sangrantes.Venosas: Sangre oscura, sin oxígeno, que sale de forma continua.Arteriales: Sangre brillante, con oxígeno, que sale a borbotones. Dependiendo del lugar donde se localicen, pueden ser:Externas: Se ve la herida por donde sangra.Internas: No se ve la hemorragia, pero se supone por la palidez del herido, incoherencia o ritmo cardiaco rápido e imperceptible… «Shock».Exteriorizadas: Se producen en el interior, pero la sangre sale por conductos naturales: nariz, oído, boca…

Quemaduras:

  • No quitar la ropa adherida.
  • No pinchar ni cortar las ampollas.
  • Refrigerar, la zona quemada, con agua fría.
  • Nunca vendar, juntas, dos superficies quemadas (dedos, piernas…)
  • Mantener elevada la zona quemada.
  • Nunca aplicar pomadas o ungüentos.
  • No dar de beber, excepto a quemados graves que estén conscientes y no vomiten.

Alejandro Manrique