Los elementos fundamentales del vehículo, que hacen realidad el principio de ver y ser vistos son:

  • Los elementos transparentes del habitáculo.
  • Los espejos retrovisores.
  • Los dispositivos de alumbrado y señalización óptica.

Elementos transparentes:

* Los elementos transparentes deben estar siempre limpios y no deben deformar las imágenes que a través de ellos se vean. La colocación de vidrios tintados o coloreados, no homologados, está prohibido.
* El cristal delantero se llama parabrisas, teniendo como misión protegernos de las inclemencias del tiempo. A los lados nos encontramos las ventanas y, en la parte de atrás, nos encontramos con la luna o luneta.
* Para mantener limpio el parabrisas o la luneta, tenemos los dispositivos: limpiaparabrisas/luneta y lavaparabrisas/luneta.
* El dispositivo antihielo y antivaho sirve para evitar o deshacer el hielo y el vaho en los cristales. La calefacción del vehículo se encarga de esta misión, respecto del cristal delantero y, la luneta térmica (filamentos de cobre pegados a la luneta), respecto del trasero
* El parasol o quitasol, son esas viseras colocadas sobre la posición del conductor y acompañante delantero, que tienen como función evitar el deslumbramiento, frontal y lateral, provocado por el sol.

Espejos retrovisores: 

* Los espejos obligatorios, para un turismo, son el exterior izquierdo y el interior, debiendo llevar, también, el exterior derecho, cuando a través del interior no tengamos suficiente visibilidad.
* Como norma general, los espejos tienen forma plana, reflejándose en ellos una imagen real pero, algunos exteriores, pueden tener forma convexa reflejando, estos, una imagen más reducida y alejada.
* Debemos llevar, siempre, correctamente regulados los espejos. Utilizándolos, principalmente, antes de abandonar el vehículo ó realizar cualquier maniobra.

Conducción nocturna: 

* El principal riesgo de la conducción nocturna es, deslumbrar o ser deslumbrado por otros vehículos.
* Se deben llevar las luces perfectamente reguladas, sustituyendo las de largo alcance por las de corto, tan pronto como se aprecie la posibilidad de deslumbrar, y adecuando nuestra velocidad al espacio que iluminemos.
* Cuando dos vehículos, de noche, se cruzan en una curva, debe realizar, antes, el cambio de luces, el que tome la curva a la derecha, que el que la tome a la izquierda.

Curvas: 

* Cuando variamos la trayectoria recta del vehículo generamos, en el mismo, la fuerza centrífuga, la cual tiende a expulsarnos de la vía.
* La fuerza centrífuga es proporcional: A la velocidad del vehículo, a su peso y al radio de la curva.
* Antes de entrar en una curva, debemos adecuar nuestra velocidad, ajustando nuestra posición al borde derecho. En su desarrollo, iremos acelerando progresivamente, girando el volante con suavidad.
* En plena curva, debemos evitar utilizar el freno y el embrague.Factores meteorológicos:

* La meteorología, lluvia, nieve, hielo y niebla, son factores adversos, que provocan falta de visibilidad y adherencia, en la circulación.
* La falta de visibilidad se soluciona llevando el alumbrado correspondiente, utilizando el dispositivo antihielo o antivaho, el limpiaparabrisas… etc.
* La falta de adherencia, mediante neumáticos en condiciones (presión y profundidad de huella), cadenas (en caso de nieve o hielo) y, sobre todo, disminuir la velocidad, aumentando la distancia de seguridad para anticiparse a la frenada.
* Con lluvia, nieve, hielo y niebla, se debe tener especial cuidado en los adelantamientos y cruces con otros vehículos.

Lluvia: 

* El peor momento, para circular con lluvia, es cuando caen las primeras gotas, pues estas al unirse con el polvo, aceite y otras sustancias depositadas en el suelo, generan una mezcla muy deslizante.
* La lluvia intensa puede acumular sobre el suelo más agua de la que los neumáticos pueden desalojar a través de sus dibujos, pudiendo provocar el deslizamiento del vehículo o pérdida de control, por parte de su conductor. Este fenómeno se conoce como “aquaplaning”o“hidroplaning” y se soluciona con unos neumáticos en condiciones y moderando la velocidad.
* La lluvia puede afectar a los frenos, siendo aconsejable accionarlos de vez en cuando, para su comprobación.

* La distancia de frenado en pavimentos con lluvia es hasta dos veces superior que en los secos.

Nieve: 

* Al igual que con la lluvia, los primeros copos son los que más riesgo comportan a la circulación.
* Para circular con nieve, en llano o pendientes ascendentes, se debe hacer con la marcha más larga que nos permita el motor, mientras que al bajar un puerto de montaña, lo haremos con la velocidad más corta.
* Al arrancar el vehículo sobre nieve hay que poner las ruedas en línea recta, utilizando una relación de marchas lo más alta posible, manteniendo una aceleración suave y constante.
* Cuando después de una nevada luce el sol, sus reverberaciones pueden provocar deslumbramiento que, con gafas de cristal ahumado, podremos evitar.

* La distancia de frenado en pavimentos con nieve es hasta diez veces superior, que en los secos.

Hielo: 

* Con hielo en la vía, la circulación se hace extremadamente peligrosa. Por ello, es por lo que debemos prever la existencia de estas placas en la calzada…

  • Si el tiempo es frío y húmedo.
  • En lugares sombríos, badenes, puentes, pasos elevados.
  • Si notamos que la dirección flota.
    * La distancia de frenado en pavimentos con hielo es hasta diez veces superior, que en los secos.
    Niebla: * Con niebla espesa no conviene utilizar el alumbrado de largo alcance, pues este se vería reflejado en la misma, volviéndose contra nosotros y deslumbrándonos.
    * Prestaremos especial atención a las marcas viales y señales de balizamiento para que, sean estas, las que nos orienten en el carril.Viento:* El viento más peligroso es el que sopla lateral y racheado. Si sopla el viento por la derecha, el riesgo es al adelantar y, si sopla por la izquierda, el riesgo es al cruzarnos con otro vehículo.

Alejandro Manrique