Las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) españolas revisaron más de 19 millones y medio de vehículos en 2019, de los que más de 4 millones no superaron la primera inspección obligatoria (20% del total), según datos del ministerio de Industria.

En total, las inspecciones de 2019 detectaron más de 17 millones de defectos en los vehículos, de los cuales 11 millones fueron graves y supusieron una inspección negativa, ya que disminuyen las condiciones de seguridad del vehículo, ponen en riesgo a otros usuarios o perjudican al medio ambiente.

“Está prohibido circular con una ITV desfavorable salvo para su traslado al taller o para acudir a la ITV a una nueva inspección técnica, una vez subsanado el defecto detectado”, explica el director gerente de AECA-ITV, Guillermo Magaz.

“En el caso de que el defecto localizado suponga un riesgo para los ocupantes del vehículo o para el resto de los usuarios de la vía pública, éste ya no podrá circular por sus propios medios ni siquiera para ir al taller”, subraya también Magaz.

Defectos graves

Las deficiencias en el alumbrado y la señalización (27%), en ejes, neumáticos y suspensiones (18%), exceso de emisiones contaminantes (13%) y en los frenos (12%) son los defectos encontrados más habitualmente.

Por tipo de vehículo, camiones (30% de rechazo), autobuses (27%), furgonetas (25%) y remolques y semirremolques (14%) son los que presentan más defectos graves. «La antigüedad del parque de estos vehículos es mayor que la edad media del parque circulante, salvo en el caso de autobuses», explican fuentes de AECA-ITV.

Respecto a motos y quads, 732.000 de estos vehículos se presentaron a la primera inspección, de los que 161.000 fueron rechazados (22%).

Segundas inspecciones

En las segundas inspecciones, obligatorias para los vehículos rechazados, 3.300.000 vehículos pasan la prueba tras corregir las deficiencias técnicas graves iniciales, mientras que el porcentaje de rechazos en segunda inspección y posteriores es casi del 8% (313.000 vehículos).

Según un estudio del Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, las estaciones de ITV evitan 536 víctimas mortales cada año, cerca de 12.000 heridos de distinta consideración y al menos 17.700 accidentes de tráfico.

El mismo estudio afirma que si el 20% de los vehículos ausente en las inspecciones obligatorias las hubieran hecho, se hubieran evitado al menos 8.800 accidentes, cerca de 7.200 heridos y 161 muertes.