Las nuevas tecnologías van implantándose en los vehículos de una forma imparable, ya que aumentan la seguridad en la carretera al advertirnos de una situación peligrosa o comprometida. Así lo muestra el Observatorio de Movilidad de Arval 2020 que acaba de presentarse.

Nunca sin mi móvil

Según el estudio, el más popular es el sistema de ayuda al aparcamiento: casi el 27% de los vehículos lo llevan. Le siguen la advertencia de ángulo muerto (21%), el sistema de mantenimiento de carril (18%), el dispositivo de velocidad constante (14%), la frenada autónoma de emergencia (13%), el reconocimiento de señales de tráfico (11%) y el sistema de mitigación de impactos (11%).

Todos estos dispositivos de asistencia a la conducción tienen una mayor implantación en los turismos que en las flotas comerciales.

En este sentido, el móvil (las aplicaciones del teléfono inteligente) se ha vuelto indispensable cuando nos ponemos al volante, ya que, según el estudio de Arval, más del 60% lo utiliza para planificar sus rutas en coche. Tan solo el 16% utiliza el navegador que lleva incorporado el coche; mientas que el 10% usa un sistema de GPS comercial (TomTom o similar). Casi el 13% no utiliza ninguno de estos dispositivos.

El mantenimiento, en taller multimarca

Según el Observatorio de Movilidad de Arval, la utilización del vehículo privado volvió a caer en 2019 por segundo año consecutivo frente al uso del vehículo comercial: el kilometraje de los particulares no superó los 13.000 kilómetros anuales, mientras que los comerciales casi alcanzaron los 25.000. Se explica que esta tendencia puede deberse a las medidas restrictivas que van adoptando las grandes ciudades.

Las empresas mantienen su preferencia por el diésel para sus vehículos (87%). Se quedan atrás tanto los motores de gasolina (11%) como de otro tipo (2%). En cuanto a los particulares, el 60% también opta por el diésel, el 38 por la gasolina y solo el 2% elige otro tipo de motor.

El contrato de mantenimiento del vehículo no es una opción muy implantada, ya que solo lo tienen el 32% de los vehículos. Los talleres multimarca son los preferidos para llevar el coche: casi el 80% de los usuarios (particulares y empresas) opta por ellos. Solo el 15% acude a la red oficial. Los centros de nueva distribución no pasan del 5%. Casi el 54% de los vehículos sí pasó una revisión completa en 2019, mientras que el 25% solo realizó un cambio de aceite (más filtros). El 21% no hizo nada, ni revisión ni cambio de aceite.

Un millón de coches nuevos

La previsión del Observatorio de Arval es que, en el año 2020, se venderán un millón de vehículos nuevos, lo que supone una caída de más del 30% del mercado. Esta caída tan impotante se debe, fundamentalemente, a la pandemia que estamos viviendo. Los indicadores apuntan a una recuperación del mercado en los siguientes años (casi el 16% en 2022 y más del 5% en 2023), aunque todo dependerá de la evolución de la Covid-19.

El mercado de ocasión se consolida: este año puede acabar con una ratio de 2,05 vehículos de segunda mano por cada uno nuevo que se venda.

Las flotas comerciales poco a poco van adaptándose a las nuevas exigencias de emisiones (protocolo WLTP), ya que apuestan cada vez más por vehículos más sostenibles.