El último informe de la DGT relativo a las distracciones más comunes al volante arrojan un dato ciertamente preocupante: la mitad de las denuncias cursadas se deben al uso del teléfono móvil mientras se conduce.

La Dirección General de Tráfico ha publicado el último informe sobre la campaña de vigilancia y concienciación realizada entre el 14 y el 20 de septiembre, con unos resultados que deberían preocuparnos bastante.

Una gran parte de la sociedad española sigue sin aprender sobre temas de concienciación al volante, y así lo atestigua la última campaña de vigilancia de la Dirección General de Tráfico sobre el peligro que supone las distintas distracciones al volante y que tiene un principal culpable: el teléfono móvil. Para crear el informe, se han controlado a 355.763 vehículos en distintas zonas del país, y de los cuales se han denunciado un total de 5.712 conductores que estaban realizando algún tipo de infracción.

La mitad de las denuncias (2873) han sido por utilizar el teléfono móvil mientras se conducía. Hay que tener en cuenta que cada segundo que prestamos atención a nuestro móvil a una velocidad media de 120 km/h recorremos alrededor de 33 m sin mirar a la carretera. Teniendo en cuenta que tardamos de media ocho segundos en contestar una llamada, el conductor sería capaz de recorrer hasta 264 m sin mirar la carretera lo que puede poner en peligro su propia vida y la de los demás.

Pero teniendo en cuenta que la opción más común con un teléfono móvil es escribir un mensaje en WhatsApp, el conductor podría recorrer 660 m sin mirar la carretera lo que aumenta exponencialmente el riesgo de un accidente o causar un desenlace fatal.

Pero no solo mirar el móvil para contestar una llamada o escribir un mensaje es uno de los principales errores que cometen los conductores en nuestro país, sino que también se han cursado 1395 denuncias por otro tipo de infracciones, muchas realmente curiosas e ilógicas: estar maquillándose mientras se conduce, comiendo al mismo tiempo o incluso buscando objetos sin prestar atención a la carretera. También se han interpuesto 484 denuncias por ponerse el cinturón mientras conducían.

Resulta curiosa una infracción que es el uso de cascos o auriculares cuando se está conduciendo, cursándose un total de 392 denuncias durante el citado periodo. Y es que si utilizamos algún tipo de auricular mientras conducimos, perdemos uno de los sentidos al volante lo que incrementa exponencialmente el riesgo a provocar un accidente o a sufrirlo.

El usuario debe ser consciente de que una distracción al volante puede causar su propia muerte en la carretera pero no solo eso, sino también causar un accidente que puede estar tipificado como delito con pena de prisión.