Estamos ante un riesgo de repunte de la siniestralidad vial. Esta es la conclusión del fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, tras analizar los datos de tráfico y siniestros durante el Estado de Alarma y después, una vez que se levantaron las restricciones a la movilidad. 

Durante las semanas que se prolongó el Estado de Alarma, el flujo de tráfico disminuyó de media hasta el 70%, mientras que la siniestralidad vial solo lo hizo el 55%. Los accidentes se debieron fundamentalmente a salidas de la vía y excesos de velocidad, provocados, según la Fiscalía, por cuadros de estrés clínico, pérdida de concentración y sueño derivados de la pandemia y sus secuelas.

Tras el confinamiento

Esta tendencia se ha mantenido también una vez que acabaron las restricciones de movilidad (a partir del pasado 21 de junio). El tráfico sigue siendo menor ( el 7% los días laborales, el 22% los fines de semana y festivos), pero la siniestralidad se mantiene en niveles similares a los del año anterior en las mismas fechas.

A las causas antes expuestas sobre la razón de los accidentes en la carretera, se han añadido otras como son la falta de mantenimiento de los coches durante el parón, la existencia de al menos 3 millones de vehículos con la ITV pendiente y la elevada antigüedad del parque automovilístico en España.

En la presentación de estos datos, el fiscal de Sala ha subrayado que tanto las policías responsables de tráfico como la Fiscalía han seguido trabajando y persiguiendo los delitos viales durante el Estado de Alarma. Prueba de ello son los casi 1.500 atestados que se han levantado.

Vacaciones

De cara a las fechas en las que estamos, Bartolomé Vargas ha señalado que todos estos datos deben hacer reflexionar a quienes en los próximos días van a ponerse en la carretera para disfrutar de las vacaciones de verano. También ha recordado que, igual que sucede con la pandemia de COVID-19, cuando vamos al volante también debemos cumplir las normas y no caer en esa «inmadurez adolescente» «irreponsabilidad» que nos hace creer que «tenemos el control»«El conductor que no respeta las normas viales no solo se pone en riesgo a sí mismo, sino a los ocupantes del vehículo que pueden ser personas cercanas a él y a terceros ajenos a su irresponsabilidad».

En este sentido, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, ha subrayado, tras destacar la importancia de la seguridad vial, que «las carreteras deben ser espacios que unan a las familias y no que las rompan».
Más de 80.000 condenas por delitos viales en 2019

Bartolomé Vargas también ha presentado los datos sobre la actuación de la Fiscalía en el año 2019.

  • Se realizaron 86.958 acusaciones relacionadas con la seguridad vial, más del 30% de las realizadas por la Fiscalía del Estado en 2019.
  • Hubo 80.480 condenas por delitos contra la seguridad vial, el 90% de ellas fueron de conformidad con el condenado.
  • Se contabilizaron 48.078 condenas por conducir bajo los efectos de alcohol y drogas.

En cuanto al tipo de condena:

  • 52.028 fueron de privación del derecho a conducir.
  • 1.922 imponían la pérdida de vigencia del permiso de conducir.
  • 55.000 conllevaron multa.
  • 24.001 incluían penas de trabajos en beneficio de la comunidad.

El fiscal de Sala también ha hablado del problema que representan los reincidentes (los que tienen una condena anterior no cancelada), alrededor del 10% del total de los condenados (casi 5.000 personas), y de los multirreincidentes (con tres o más condenas anteriores), ese 2% (unos 1.000), que resulta «muy peligroso» en la carretera.