Vialred.com Actualidad

8 acciones que nunca debes hacer al conducir con lluvia

Parece que esta semana el tiempo está cambiando. Un temporal de viento, oleaje y precipitaciones acecha desde el pasado lunes a la región mediterránea. Unas lluvias que han seguido aumentando hoy miércoles, especialmente sobre la Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña. Según las previsiones, las precipitaciones seguirán durante la jornada del jueves, pero irán despareciendo al llegar el viernes para dejarnos con un Puente más tranquilo. 

La lluvia es uno de los principales enemigos para los conductores. Cuando se inicia, aunque caiga poca, el polvo y la grasa acumulados en la carretera se convierten en barro muy deslizante, una situación potencialmente peligrosa debido a la reducción de la adherencia de los neumáticos en la carretera. Si las precipitaciones son elevadas puede producirse el efecto aquaplaning, lo que obligará a extremar la precaución.

 

Las precipitaciones requieren una mayor atención y coordinación al volante. Cualquier distracción puede tener consecuencias fatales dejando, en el peor de los casos, daños materiales y humanos. Por eso, antes de lanzarte a la carretera, es imprescindible que compruebes el estado de una serie de elementos de tu vehículo, como por ejemplo, los neumáticos, los amortiguadores, los frenos, las luces, los limpiaparabrisas, etc. Y, sobre todo, que evites cualquiera de estas prácticas que te explicamos a continuación.

El dato

Si las precipitaciones son elevadas puede producirse el efecto aquaplaning, lo que obligará a extremar la precaución

Circular a altas velocidades

La lluvia modifica las condiciones de la calzada, reduce la visibilidad y disminuye nuestro control sobre el vehículo. Una situación de inestabilidad que puede llevarnos a colisionar fácilmente. Al circular tenemos que agudizar todos nuestros sentidos, y si las condiciones meteorológicas se interponen, la primera recomendación es disminuir la velocidad, adaptándola siempre a la situación y al estado del asfalto. Esto te permitirá tener más control sobre el coche y tus acciones.

El aquaplanning es uno de los fenómenos más peligrosos que podemos encontrarnos al volante
El aquaplanning es uno de los fenómenos más peligrosos que podemos encontrarnos al volante (Blue Studios GmbH / Continental)

 

No dejar la distancia de seguridad

En cualquier situación, es imprescindible dejar espacio entre tu vehículo y el que te precede. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), para evitar colisiones son necesarios, al menos, dos segundos de diferencia entre vehículos, que pueden calcularse pronunciando ‘1101, 1102...’ respecto a un punto fijo en la vía. Pero atención, esta distancia puede ser insuficiente ante frenadas muy fuertes, con mal tiempo o asfalto mojado y, en esas circunstancias, habrá de ampliarse a tres o más segundos.

Mantener la distancia de seguridad en caso de precipitaciones, te ayudará a evitar el “efecto spray”, el agua pulverizada que sale disparada de las ruedas del vehículo de delante, y que puede reducir nuestra visión.

La DGT lanza constantemente sus recomendaciones para dejar la distancia de seguridad óptima
La DGT lanza constantemente sus recomendaciones para dejar la distancia de seguridad óptima (DGT)

Con esta práctica no solo evitaremos una colisión, sino que una conducción uniforme detrás de otro vehículo nos hace evitar los frenazos y acelerones, dos maniobras que nos obligan a gastar más combustible del que nos gustaría.

 

Frenar de golpe

La anticipación es básica al volante, especialmente cuando el tiempo no acompaña. La lluvia hace que el asfalto sea extremadamente deslizante, algo que resulta peligroso cuando queremos frenar. Por eso, es importante que al acercarnos a una curva, o cuando veamos que los de delante van reduciendo la marcha, toquemos el pedal de freno con suavidad ya que con el suelo mojado la distancia de frenado aumenta.

El dato

Con malas condiciones meteorológicas, la distancia de seguridad debe ampliarse a 3 segundos o más

De la misma forma, cualquier cambio de dirección o maniobra deberá ser progresivo y lo más suave posible para evitar reacciones inesperadas.

No señalizar a tiempo

El 90 % de la información que nos llega cuando conducimos lo hace a través de los ojos. En situaciones de lluvia, la visibilidad se reduce por lo que deberemos procurar que nuestras maniobras queden debidamente señalizadas para el resto de usuarios de la vía. En este sentido, los intermitentes son esenciales para dejar constancia de tus intenciones.

Es muy importante poner los intermitentes cuando circulamos en condiciones meteorológicas adversas
Es muy importante poner los intermitentes cuando circulamos en condiciones meteorológicas adversas (BrianAJackson / Getty)

 

Olvidarte de las luces

Si es importante que los demás sean conscientes de tus acciones, tu propia visibilidad aún lo es más. Para ello, en caso de precipitaciones, debes activar las luces de cruce y mantener los limpiaparabrisas en buenas condiciones para que en caso de tormenta no te fallen. De la misma forma, si mientras conduces los cristales se empiezan a empañar enciende el aire acondicionado y tu visión volverá a ser completa.

Pisar la pintura de la carretera

Con la lluvia la pintura blanca que delimita la carretera y divide los carriles puede llegar a ser resbaladiza, por lo que debes intentar no pisarla con el vehículo, especialmente cuando tengas la dirección girada, o cuando quieras acelerar. Lo mismo ocurre con los pasos de peatones.

La visibilidad se reduce significativamente con el parabrisas empañado por lo que resulta fundamental saber cómo solucionarlo
La visibilidad se reduce significativamente con el parabrisas empañado por lo que resulta fundamental saber cómo solucionarlo (RACC)
Desesperarse

Ante todo debes mantener la calma porque este tipo de situaciones tienden a aumentar la tensión, lo que hará que te canses más y que tus acciones sean inconscientes. Intenta hacer más paradas para descansar y relajarte para que tu viaje sea más seguro.

 

En imprescindible mantener los limpiaparabrisas en buenas condiciones para que en caso de tormenta no te fallen
En imprescindible mantener los limpiaparabrisas en buenas condiciones para que en caso de tormenta no te fallen (Carglass)

Frenar en caso de “aquaplanning”

La lluvia puede crear una película de agua acumulada en el asfalto que haga que los neumáticos no se adhieran y resbalen. Lo primero que tienes que saber es que a mayor velocidad, más alto será el riesgo de sufrir este efecto. Si te ocurre lo primero que notarás será que la dirección empieza a flotar y en ningún caso deberás frenar de golpe, ni varias la dirección del volante, sino que tendrá que levantar el pie del acelerador y sujetar con firmeza el volante hasta que las ruedas recuperen adherencia.

Comentarios Facebook
Otras noticias actuales